Remakes: 2ª Parte

En esta 2ª parte de  remakes, recopilaré lo mejor y lo peor que nos ha dado el séptimo arte, respecto a este tema:

El cabo del miedo (1991), remake de El cabo del terror (1962).

Ambas películas, pese a ser remake y original, son un ejemplo de obras maestras. El remake está dirigido por un Martin Scorsese en estado de gracia y protagonizada por Robert de Niro, haciendo de un maníaco que desea vengarse de su “abogado”; y con Nick Nolte, Jessica Lange y Juliette Lewis como una familia imperfecta que recibe las amenazas. El original está dirigido por J. Lee Thompson y protagonizada por Gregory Peck, como el abogado, y Robert Mitchum como el maníaco.

El cabo del miedo de 1991

Pese a contar el mismo argumento, ambas películas son totalmente opuestas debido a que el contexto es diferente: Mientras que en la película original, la familia amenazada, encabezada por un apacible Gregory Peck, es una familia modélica que ve como su vida se complica, en el remake, la familia es más bien imperfecta y eso bien lo sabe De Niro.

El mensajero del miedo (1962) y su remake de mismo nombre del 2004.

La película original es coetánea de El cabo del terror y fue significativa en su día, y lo sigue siendo, por su crítica política y militar. En ella sobresale la actuación del cantante/actor Frank Sinatra, como un soldado atormentado por una experiencia terrible en la guerra de Corea. También son importantes las actuaciones de Lawrence Harvey, Angela Lansbury y la Marion Crane de Psicosis, Janet Leigh.
En el remake, el trasfondo político y militar no es el mismo. En este caso, la guerra del golfo juega un papel importante en una serie de intrigas de las altas esferas de lo político y militar. De esta película, destaco sobretodo su cast: Denzel Washington, Liev Schrieber, Jon Voight y Meryl Streep; y que está dirigida por Jonathan Demme. ¿Alguien da más?.

Fama  (1980) y su remake de 2010.

Película Fama del 2010

La primera Fama de 1980 significó toda una revelación para las nuevas películas para jóvenes, que se estaban realizando desde finales de los 70 hasta los años 80. Una película  que mostraba el lado duro y cruel para conseguir tener fama en el mundo del espectáculo. La película transcurre en la “New York City High School for the Performing Arts” en donde un grupo de jóvenes aspirantes a cantantes, músicos y actores trabajan duro y sufren para conseguir sus sueños. Está dirigida por Alan Parker, el director de geniales películas como El expreso de Medianoche (1978), The Wall (1982) o The Commitments (1991) y protagonizada por Irene Cara. Dos canciones de la película estuvieron nominadas a mejor canción en los Oscar, algo insólito en ese momento. Su remake, no consigue transmitir toda la energía de la anterior película, algo que, por otra parte es fácil de entender.

Dirty Dancing (1987) y el remake, Dirty Dancing 2 (2004).

¿Qué mujer no ha deseado bailar alguna vez con Patrick Swayze? La culpa de que pase esto la tiene Dirty Dancing, taquillazo de finales de los 80 y con razón. No diré que la película sea una obra maestra, pero sin duda es un ejemplo de que las películas/productos que se hacían en el Hollywood de finales de los 80, eran sin duda, películas entrañables, con un guión aceptable y una banda sonora que ganó un Oscar (The time of my life).
Pasados 17 años, se hace un remake que se desarrolla en la cuba pre-revolución. Desgraciadamente, lo único que destaco del remake es el vestuario, porque tengo debilidad por los años 50. Por lo demás, es una película que no consiguió lo mismo que su predecesora : ser recordada, aunque su protagonista baila mejor que Jennifer Grey.

Wall Street 2: El dinero nunca duerme (2010), remake de Wall Street (1987).

A la primera Wall Street, se la acusó de ser demasiado catastrofista por el perfil que se le daba a los magnates y su poder dentro de la economía de EEUU y por ende del mundo. Más de 20 años después, y una crisis de por medio que no ha terminado, no hay nadie que ponga en duda de que en Wall Street hay más de un Gordon Gekko que le tiene mucho amor al dinero. A mi criterio, su remake, supera a su predecesora, quizás porque en esta situación, era necesario hacer una película de reflexión como estas. Mención cabe, que las dos películas están dirigidas por Oliver Stone, y protagonizadas por Michael Douglas en ambas películas y con Charlie Sheen y Shia Labeaouf cada uno en al original y el remake.

Aquí tenéis un fragmento de la primera Wall Street, que resume la filosofía del protagonista Michael Douglas:

Anuncios

Las secuelas en el cine

 

Uno de los grandes inventos de la industria del cine, tiene su razón de ser en la rentabilidad de una película que ha tenido una gran recaudación y que por tanto fue un taquillazo en su año de estreno.

Si en la segunda entrada hablé de los remakes, ahora le toca el turno a las SECUELAS:

Muchas secuelas sin duda han sido mejores que sus predecesoras, sobretodo cuando hablamos de Disney-Pixar: Cars 2 (2011) y Toy Story 2 y 3 (1999 y 2010). Ambas han superado recaudación y buenas críticas cuando se creía que no iba a ser posible.

Pero, hay que ser realista, muchas secuelas no consiguen tener el mismo éxito que la primera película.

En los años setenta, se creaban secuelas interminables, ¿o es que nadie recuerda a Rocky (1977)?: Rocky II, Rocky III, Rocky IV….y si Stallone sigue vivo yo creo que llegamos a Rocky X.

El éxito de taquilla Terminator (1984) protagonizada por el héroe de acción de los 80 Arnold Schwarzenegger tuvo dos secuelas más: Terminator 2: El juicio Final (1992) y Terminator 3: La rebelión de las máquinas (2003). Y una buena precuela: Terminator Salvation (2009).

3ª secuela de PSICOSIS

Sigo hablando de Psicosis, porque también tuvo sus continuaciones con tales títulos como: Psicosis II: El regreso de Norman (1982) y Psicosis III (1986)que la dirigió el propio Anthony Perkins, Norman Bates. Luego llegó una precuela, Psicosis IV: El comienzo (1990) que cuenta la vida del protagonista, cuando era más joven.

Directamente se estrenó como Telefilm para la televisión y VHS.

Pesadilla en Elm Street también contó con ¡7 películas más!.  Tiburón (1975) tuvo una secuela en 3D, que para el momento de su estreno en 1983 era una novedad, y una cuarta entrega que fue titulada Tiburón IV: La venganza que, para que os hagáis una idea, ganó el premio Razzie a la película con los peores efectos visuales.
Y por último y por curiosidad, el equipo de rodaje de la tercera entrega de Poltergeist (1982) tuvo que cambiar las últimas escenas de la película para que no saliese la actriz principal Heather O’rourke (La del “Ya están aquí…). Eso se debe a que ella murió debido a una rara enfermedad durante el rodaje, allá por 1988.
Y es que eso de hacer películas de terror satánicas tiene el inconveniente de muertes inexplicables durante le rodaje. Pero eso sí, muchas de ellas supusieron grandes fenómenos mundiales.